Las recompensas de decir adiós

Las despedidas siempre son difíciles especialmente si es a nuestra familia y amigos más cercanos a quienes hay que decir adiós.

Hace dos días llevamos a mis suegros, cuñada y esposo al aeropuerto. Vinieron a visitarnos por varios días y la pasamos súper bien visitando ricos y lindos restaurantes, el precioso lago, la acogedora casa de amigos, o simplemente en casa dialogando. Todos teníamos lagrimas en los ojos, desde el más pequeño (mi hijo Eduardo) hasta el más grande, mi suegro.

Si, las despedidas a veces duelen pero también son necesarias especialmente sabiendo que vendrá un reencuentro cargado de energía y amor, de historias y anécdotas llenas de entusiasmo y profundo deseo de ser compartidas.

Estando en el aeropuerto se me vino a mi mente las veces en que tuve que despedirme de alguien por siempre porque no me convenía tener a esa persona en mi vida. Ya sea porque no me brindaba ningún valor agregado o simplemente porque me restaba energía. A veces hay que tomar decisiones radicales para sentirse libre.

También me hizo recordar las veces que he tenido que decir adiós a un mal hábito. Te ha pasado lo mismo? Quizás el cigarrillo, exceso de televisión, largas horas en la internet? Los seres humanos somos de hábitos, pero al igual que ciertas relaciones personales algunos hábitos tampoco nos brindan valor agregado.

Finalmente pensé en las veces que he tenido y debido decir adiós a formas de pensar. He tenido docenas de pensamientos que me han limitado a lo largo de mi vida, pero al descubrir que puedo convertirlos en pensamientos que me potencializan me da alivio, esperanza, tranquilidad.

He aprendido a decir adiós a esos pensamientos de escasez, de pobreza, de pesimismo, de no realización.

Si, mi familia se fue, en otro lugar le dieron la bienvenida y los recibieron con los brazos abiertos. De igual manera los seres humanos somos capaces de dar bienvenida a nuevas relaciones que nos empujen a salir adelante, a nuevos hábitos que nos muevan a alcanzar nuestras metas, nuestros objetivos, nuestros sueños más deseados, a dar la bienvenida a nuevas y creativas formas de pensar y ver la vida.

Demos la bienvenida a todo aquello que nos permita ser la mejor versión de nosotros mismos… sin miedo a volar.

Dilcia Betancourt
Acerca de Dilcia Betancourt 2 Articles
Estudió Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) ocupando puestos gerenciales en el área de Recursos Humanos en importantes empresas de su país. Además, obtuvo un certificado en Apoyo Psico-social en Desastres y Emergencias otorgado por la UNAH y la Cruz Roja Americana. Fue miembro de la Cámara Junior de Tegucigalpa desempeñándose como Secretaria y obteniendo diversos reconocimientos por su excelente participación.Obtuvo su certificado como Maestra Bilingüe en el estado de Texas.Hipnotista Profesional siendo actualmente miembro del International Certificacion Board of Clinical Hypnotherapy (ICBCH). Life Coach profesional (Academia de Coaching y Capacitacion Americana,ACCA) .Es miembro de la International Coaching and Mentoring Federation y de la Iglesia Saint Anthony of Padua sirviendo a su comunidad Hispana y Anglosajona. Autora del libro Coaching para el Manejo del Estrés : Herramientas para una vida saludable.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.